Posts

Buscador espiritual, algo más

Acerca del buscador espiritual podemos agregar que su naturaleza misma puede ser detestable para los que no son (y los que son) buscadores espirituales.

Y por qué podría ser detestable el buscador espiritual. Porque sigue siendo un falso yo, pero es un falso yo que se ha puesto la máscara de un personaje pulcro, limpio, incluso, superior a los demás: no hace cosas malas, no tiene pensamientos sucios, ya que ‘él hace prácticas elevadas que los demás seres ordinarios no comprenden porque su conciencia no está evolucionada para entender esos menesteres, pues solo unos afortunados (como 'él') los pueden entender.'


Quién es el buscador espiritual.

El buscador espiritual queda evidenciado como aquel que piensa que eligiendo una estrategia (sistema, método, práctica, filosofía, tratamiento, etc) puede eliminar el sufrimiento.

La palabra clave aquí es eliminar.

Quizá si ese buscador espiritual practicara cierta técnica —que promete resultados milagrosos para eliminar el dolor o sufrimiento—, entonces pudiera encontrar eso que tanto anhela: una existencia feliz y armoniosa. Un cappuccino awakening, como dice Mooji.

Podemos decir entonces, que el buscador espiritual es hijo de la adversidad, de los problemas, del dolor. Un buscador espiritual, es un personaje dolido.

¿Libre Albedrío?

"Cuando estás enfrascada escribiendo un poema, ¿acaso estás pensando, ‘Mira, tengo libre albedrío y lo estoy aplicando al escribir este poema, soy muy maja?' No. La escritura sucede por sí misma, como todo lo demás en esta vida."

"Disculpa, mon ami, no tendré libre albedrío para algunas cosas, como escribir un poema, pero tengo libre albedrío para otras, por ejemplo hacer una llamada telefónica o elegir a dónde girar el volante al conducir el auto."

"A esa postura la comparo con decir, 'Estoy embarazada a medias'. O se está embarazada, o no. No hay medias tintas. Hay o no hay. No puede haber libre albedrío para unas cosas y para otras no. Eso sigue siendo que no hay libre albedrío, pues libre albedrío implica libertad. La libertad en toda decisión, acción. No hay libertad a medias."

"Por lo tanto, la sensación de que tengo libre albedrío para unas cosas, es parte del libreto, es solo un pensamiento que me hace pensar eso, para darme la im…

Después del Satsang

Image
“Es muy fácil hablar de realización cuando tienes la barriga llena,” dijo el hombre, montado en su bicicleta (hablaba con dos mujeres con hoodie), “pero qué tal cuando tienes tres hijos y no tienes trabajo por tres meses. Un pastor cristiano me dijo que por cada veinte dólares que le diera, Dios me regresaría mil. ¿Pero dónde está Dios? Sigo esperando su respuesta. Le pido ayuda y no veo respuesta.”

Abre los ojos de tu corazón, mira: en todas partes está Dios ~Mooji

   “Dobla la rodilla,” le dije, tratando de ofrecerle consuelo. Él me veía atento, pero escéptico, como si ya hubiera escuchado ese sermón muchas veces. “¿Has hecho eso, doblar la rodilla?”

   “Ya me siento bien,” dijo, “ya me curé.”

   Se retiró del satsang. Tiempo después, le di gracias a Dios por mostrarme lo que soy.

A brief friendship

“I used to read books on meditation,” he told me in a matter-of-fact way, “a real poet of my time, but now I’m into the big guy,” he gestured to the sky and added, “God. God is the true king,” and he showed me his house, he had just moved into the neighborhood, just across the street from my house.

   He was a big man, with big shoulders and long hair. He was a construction worker in Los Angeles, of all places. He arrived with a big family too. A family of eight. After a few days however, I saw what was happening: there were 2 families living in that house. Something that was becoming quite familiar in our neighborhood of foreigners and migrants, an end of times melting pot.

   “God is the true king,” he would tell me another day, as he took the sun in his balcony. “I arrived at that conclusion after years of hardship and failure. I noticed I might as well surrender to him and stop playing around, you know what I mean?”

   “Meditation is cool and all, but you become disconnected fr…

Libre albedrío, más datos

Si se tiene libre albedrío, esto indicaría que uno pudiera llevar a cabo cualquier acción cuando uno quisiera.

Por ejemplo en el caso de un escritor, cuando se enfrenta a la hoja en blanco y no tiene ‘inspiración para escribir’, entonces dice que tiene ‘writers block’.

“Es que no me llegó la inspiración,” dice con resignación. “Estoy bloqueado. No se me ocurre nada.”

Si tuviera libre albedrío lo pudiera hacer, ¿no?

Por qué no admitir de una buena vez que él no es dueño de esa inspiración, no la tiene bajo demanda, con un switch de encendido y apagado.

La inspiración ocurre, o no. Cuando no ocurre, es que estoy bloqueado. Cuando ocurre, es que estoy inspirado, ‘tengo’ mucha creatividad, es 'mía'.

La conclusión es que esta inspiración depende de algo que está fuera de mí. No tengo un switch de encendido y apagado. ¿Dónde se encuentra ese switch?

¿Puedo ver esto? ¿O me quiero seguir engañando, pensando que, yo soy el hacedor, el que tiene libre albedrío?

Esa cuestión del libre albedrío

Image
Puede resultar muy chocante y grosero que alguien te diga, “Tú no controlas tu vida, tu vida está predeterminada”. La reacción natural de uno podría ser, “Quién se cree este pelafustan para decirme semejante disparate, pues yo he hecho y decidido todo en mi vida”. Sobretodo cuando algunos de nosotros tuvimos el valor de asistir a misa, ser creyentes y tomar como grito de guerra el dictamen de que ‘tenemos libre albedrío’, que Dios nos dio ese beneficio como hijos suyos para ser los arquitectos de nuestros destinos.

   Entonces tomamos como verdad ese dictamen y nos sentimos muy confortables con la idea de que ‘está en nosotros’ moldear nuestra vida, pero sin embargo tenemos la responsabilidad de ‘tomar buenas decisiones’, como pago de tener libre albedrío.
   Pero luego llega un buen día y leemos un libro de psicología o visitamos un web donde se nos comprueba (incluso hay experimentos) que en realidad no tenemos libre albedrío como lo habíamos pensado, si no que somos víctimas de …